miércoles, 15 de junio de 2011

Henríquez

adiós al frankenstein de ciudadela


hola frank,

siempre que pasamos por ahí

nos devolviste

una mirada

segura

triste

tranquila

enmarcada por dos tornillos

que eran como el este y el oeste,

un poco desenroscados por el amor

por el estudio silencioso, el trabajo en el amor

motivos aparentemente triviales, incandescentes,

entre la frontera de la realidad

y las nubes deformes de ciudadela…



imposible saber

si gozaste alguna vez

la suerte azarosa

de los principiantes y los enamorados…



sólo como un cartel en segunda rivadavia

fuiste un buen compañero, frank

uno ausente y afectivo

lluvioso

y pálido

en la noche bonaerense.



pero la capital es como la nada, frank…

un monstruo sin gracia

que te jubila.



adiós, amigo,

sin dudas fuiste

lo más cerca que estuve,

de mary shelley.

1 comentario:

Santos Vega dijo...

Gracias!
(Hen)
www.aeroparques.blogspot.com