sábado, 5 de diciembre de 2009

EVAngelina



Las sendas del infante... las manchas del crecer.





...Va a llevar mis sueños al justo lugar (Oleo).




Paranoia somnolienta (ataque desequilibrado de emoción) - (Acrilico).

jueves, 26 de noviembre de 2009

Luq.

LeN y sus pensamientos de entre gramáticas.
*****************************************
***************************
**********
***************************


*************************




Invierno

*************************
*************

Agustín Marcenaro

COSAS

Nadie con la posibilidad de razonar un misterio:
se quedaría de brazos cruzados.
Nadie: podría ser yo.
Yo podría ser nadie.
Pero ni yo ni nadie, podría ser alguno-
aunque algunos podrían ser muchos.
Si quisiese ser más explicito lo sería.
Y si lo fuese, podría ser que no lo quisiese.
A veces creería que supongo demasiadas cosas,
Y otras veces creo que las cosas creen más en mí que cualquiera.
A las cosas les escribo poemas,
Y las cosas no agradecen, ni se emocionan.
Aunque para mí algo ocultan en su forma material,
tal vez sobredosis de sentimientos que les inyectamos- drogas - souvenirs que quedan acá-
Cosas, que son cosas, que son.
Están.
Estoy.
Estamos entre cosas.
Y la naturaleza, en su grandeza omnipotente, diosa inexplicable
si pudiese ser cosa, lo sería.
Y las cosas entre tantas cosas... sospecho: se mueren por llover.
A la naturaleza también le escribo poemas,
Y ella ni las lee, ni las siente.
Aunque dude, y vea en el tronco de esa palmera una sonrisa afectiva,
que me cuida y me mima como si fuese un nieto de mejillas gordas.
Sea como sea: es.
Es naturaleza todos los días. Lunas, estrellas, soles, flores.
Y las cosas todo el tiempo, ocupando espacios, sin ser menos,
Se guardan en ella, poetiza que cada noche recita ausencias
hambre sabor a cartón y su olor de amor masoquista.
Lo hace
para que beba de sus tetas de mujer: leche que me incite a creer en lo que no escribo,
en esos suspiros famosos que cada vez dicen menos y se ocultan detrás de todo lo que soy.
Importa:
Rodeado de cosas, no las hago menos.
Las invento, las escucho y no le doy los gustos que me deben.
Igualmente se que
si las cosas escribiesen, me escribirían poemas.
Letras –arañazos de expresión que
quizás ni siquiera lea, que quizás ni siquiera sienta; yo tampoco.
Pero no me juzguen,
¿quién podría entender a una cosa siendo uno: una cosa tan distinta, siendo uno: naturaleza creadora?

De tanto gotearles mi mente,
No mire al papel que recibe mi tinta sanguínea,
Y de golpe zarpazo, la hoja se me ha puesto a llorar.
Por lo menos:
Ahora que llueves cosa, ya no me tienes porque envidiar.

SE QUE HAY UN CALOR QUE NOS BUSCA

Al tiempo arrepentido de mi destino
no se le puede decir nada.
Él es una bola de ego rodando a través de mis ganas,
recorriendo paciente mis horas,
alimentándose de mis fracasos como si fuesen empanadas salteñas

Escribo pidiendo a ruido de silencio que la mañana no me despierte,
Que no me confunda con alguien más, que yo duermo de día,
Que sueño cuando los pájaros intentan hacer melodías como las que hacía Bob Dylan.

Y entre tanto discurso de amor,
entre tanto ídolo retorciéndose en su infierno,
entre tanta rosa venida a menos,
entre tantos cuerpos escasos de pasión,
entre tanta jaula pintada de libertad,
entre tantas manos trabajando para otras,
entre tanto suicidio masivo en colectivo a la hora pico,
entre tantas lágrimas buscando perdón, entre tanto,
se que hay un calor que nos busca, un calor similar al que logra una chinche al disfrutar de la carne bañada en sangre de algún pie distraído que pensó jamás merecer semejante dolor, un calor padre de Adán, hijo de Eva, un calor desnudo que se desnudaría frente al espejo de sus dudas, sí las tuviera.

risas
Y si la tierra gira es por el escalofrío que le da el ser parte del universo.


“Te explique unas 5 veces querida que ella es una amiga”
Le dice él recordando a Sabina y sus mentiras piadosas.
“¿Vos te pensas que vas a hacer lo que querés?”
Le dice el padre a su hijo, repitiendo lo que una vez su padre le dijo.
“Sos el amor de mi vida, sin vos no puedo vivir”
Me dijo ella creyéndose que lo sentía, haciéndome creer que lo podía sentir.
“¿Qué me decís?” te pregunto yo a vos, buscando una respuesta en tu mirada.
Solo en tu mirada, -SOLO- con tu mirada para que no me distraiga tu boca, para que no me distraigan tus palabras.
“¿Qué te digo?”
Te digo que tengo más de un sueño y que no los quiero soñar en una cama de dos plazas.


MI FRUTO

Te molestas,
distancia que deja crecer aire al zanco largo de tu belleza
Porque lo quieres, y la semilla es tu herramienta
Mi fruto, el que devoré y planté en mis entrañas
para que te hagas inmensa
Hechas raíz, te expandes al pubis
y no envenenas.
Careces de frente.
Olvidas a sus espaldas rancias
y no logras,
sabrás de imposible asunto, en un algún punto, en el tuyo-
Astuta mediante cordura bien disimulada,
autentica, de rostro fingido adherido a caras,
secas al alma,
amagas,
escapas de cada sombra rebelde que se refleja de ayer.
En mi espacio me libero de tu absoluta entrega buscando lo contrario,
abrazando a escondidas un deseo,
rogando que si te rascas no me hagas sangrar.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Andrea Mineko

15

- no juegues- me dice el reflejo
- no juegues que ya sabes
como termina esto-
y yo me miro diciéndomelo
-ya se- me digo fastidiada- y me peino
-¡claro que ya se como termina!
termina...
-bueno...- me dice mirándome a los ojos,
como para ver si realmente entiendo,
yo esquivo esa mirada,
me miro los pies descalzos,
miro el piso, la ventana,
hace frío,
y quisiera morir en la cama,
cerrar los ojos y soñar,
cerrar los ojos y amar,
y abrir la boca y reír,
y abrirme;
y sin embargo
estoy de pie mirando mis ojos en el espejo,
ojos rojos ojos,
yo me empaño y me desprendo,
hay algo tan conocido en ese desprendimiento
que empieza así suave,
hasta delicioso,
y después se precipita caudaloso
a medida que se va llenando de mar mi interior,
de olas tediosas, que se agitan cansadas,
y ya no veo mas nada,
ni pies, ni piso, ni ventana,
solo hace frío,
y solo estoy yo en la cama,
y no sueño, ni muero,ni me abro,
solo cierro los ojos,
para que no se sigan vaciando.

26 de mayo de 2009

29

mientras me peino pienso en vos,
trato de imaginarme como serás,
por ejemplo,
la fuerza de tu mirada
o el sonido de tus palabras,
y cuales escogerás para nombrarme,
y con que otras me rezaras
como si yo fuera tu dios,
un dios cautivo de tu oración.

imagino tu silencio
concentrado en tu interior,
donde querré meterme
para intentar llenarlo hasta completarte;
y tu aleteo suave a mi alrededor,
buscándome para cazarme;
y la forma de tu boca,
cuando te enojes conmigo
porque soy una tonta
y te trato como a mi enemigo;
y tus manos jugando con mi esencia
convirtiéndome en mujer, niña, mujer
después luz, después domingo,
y bostezos llenos placer.

imagino tu risa
como el mas hermoso de mis sonidos;
y la profundidad de tus sueños
cuando te vea dormido;
y tu belleza de otoño,
de hojas esparcidas
cayendo en mi interior
llenándolo de crujientes ocres,
y serenándolo

mientras te imagino,
me peino y me miro,
el espejo dice: -todavía no ha venido
¡ya vendrá!
-después- te cuento-voy a ponerme
un lindo vestido
y pintarme la boca de rojo,
para que me veas hermosa
y no me puedas dejar besar,
-todavía no has llegado-digo
¡pero ya vendrás!

agosto 2009

33

el mundo crece
se arma y se desarma
se desborda, lucha,
ama y canta,
y yo solo juego
a la escondida
con la realidad

me cuento hermosos cuentos
cada noche para dormir
y cada día para soñar,
llenándome de infinitas palabras,
ociosas, bellas, extrañas,
que me hablan y me hablan…
y mientras no miro afuera
no miro como me pasa el tiempo
no miro la tempestad y sus destrozos
como erosionan mi inocencia
y parte de mi cuerpo,
no miro que hace tiempo ya soy mujer
jugando en mis zapatos de niña
maquillándome> sola frente al espejo
solo para verme como seré,
mientras quiero y no quiero
salir sentir saber
le pregunto a los arcanos
por el futuro que ya quiero ver,
y del que tanto me resguardo:
¿ me amará él?
¿encontraré mi tranquila felicidad?
¿saldré alguna vez para ver
que afuera también es un lugar?

13 de octubre de 2009

36

estallar
así nada mas
de una mirada,
el espejo
y sus infinitas preguntas,
volverme fragmento
y desparramarme sobre el suelo,
repetirme diferente, ausente y siempre igual;
afuera mi mundo se aburre de mi
y ya no me interpreta mas,
es solo un lugar donde las cortinas sueñan
en cosas muy viejas,
cosas rojas como juguetes,
o rojas como un adiós
en un día en que llueve
y lo único que se puede hacer es mirar

(adentro o afuera es igual)

y yo solo miro;
es un movimiento repetido
de pasado y futuro al mismo tiempo,
retorno a mis encuentros, al olvido,
la huida, al estallido y el final;
adentro redescubro mi esencia
de luz y oscuridad
y me niego y me temo y me acepto…
una y otra vez….
y una y otra vez
cierro los ojos
solo para mirar busco, y salgo,
después, me confundo un poco
y vuelvo a entrar.

12 de noviembre de 2009

martes, 3 de noviembre de 2009

Juan Giles

"argot" Acrílico sobre lienzo 90 x 90 cm 2006


"Psicotrópico" Acrílico sobre lienzo 150 x 100 cm 2004





"Sin tìtulo" 90 x 90 cm collage / acrílico sobre lienzo 2008



miércoles, 28 de octubre de 2009

lunes, 26 de octubre de 2009

Nora Leguiza - Mar del Plata


Extraño ser



Desterrado, hundido y olvidado


Mandala Kultrun
Tecnica: acrilico.



Titulo: Presencias
Tecnica: Acrilico


viernes, 25 de septiembre de 2009

Julieta Acosta

***

Pestañas

dónde van los cielos tibios
las orgásmicas y efímeras sensaciones
será aceptar que todo se pierde
o se deposita banalmente
debajo de la tierra o
en el descanso de tus dedos o
en la vida de los que se quedan
mientras tus besos pasan
y tus caricias, pasan
pasan los trenes, los últimos nunca llegan
pasa el tiempo y no lo alcanzo
pero llegaré a tu primavera
y aunque tarde años
llegaré bien, llegaré bien.

***

Rezo por mí

juegan con vos
a todo
y tal vez nada
en el remanso de
lenguas tan verdes
que detonan el paisaje más violento
que alguna vez retuviste
en las retinas
de todos los muertos
que van a la cama con nosotros
con los que compartimos la almohada
y el mar que nos brota de los ojos
todo lo que amamos
va a extinguirse
va a apagarse y consumirse
va a ser polvo
y vamos a rogar,desesperados, por única vez, rezar
para no estar ahí para contarlo.

***

down is the new up

bajar, descender
las escaleras al infierno
subterránea obligación
alienar
imperativo cronometrado
abre un costado, porque sino
caerse al vacío
nos entrenan
para acatar una burda sirena
vacía de contenido
y llena de basura posmoderna
creemos estar sometidos
absurdo cometido el de auto-imponernos
(más y más mierda)
todopara prender la televisión
nefasto manual de infra-vivencia
y dejar consumirse el día
en el que lo único que habremos hecho por nosotros mismos
es apoyar la cabeza en la almohada
y esperar la dulce, agonizante y redentora muerte.

***

Religión

el teléfono sabe cansarme
los relojes pueden confundirme
entonces hay como cuatro minutos de diferencia
y optamos un intermedio
y qué raro vos poniendo las reglas
qué raro yo, sometiéndome a ellas
como si todo dependiera de tus ganas
es que es la verdad, tantas cosas podríamos haber hecho
si quedaba en mí elegir cómo hacerlas
o quedaba en mí decidir cómo deshacerlas
si quedaba en mí romperlo todo, y lo hice
si quedaba en mí un lugar en el pecho
en el pecho que viniste a desinfectar
entonces estaba mi mano, completamente vacía
y abierta a cualquier cosa que viniera de la tuya
me diste el harpón
señalaste dónde
y acá me clavo, mi amor,
porque no entiendo la lógica de las cosas
seguirte es más bien matemático
es cosa de que de cuatro y
sabés lo mal que me hace que nunca puedas ver el cinco
los ríos metafísicos
vos los dibujás
yo los nado
vos dibujás
yo me paseo por tu casa, fumando
abriendo un libro en cualquier parte
leyéndotelo
el perro me revolotea
como ese nene sordo que corre al lado nuestro
el silencio, mi amor
el ánimo, ese hermanito menor
que nunca puedo levantar
religiosidad
sentí tanta incoherencia
es que pienso, amor, pienso
(pienso tanto)
en vos como una extensión de mi cuerpo
(los hijos que no me hacés)
en mí como una extensión del tuyo
entonces pienso en la espontaneidad de las cosas
pero ahí estás vos con ese muro
impenetrable
y yo rompiéndome la cabeza para entrar
sos una puerta
la más difícil de todas
pensar que estuve dos años del lado de adentro
y ahora tengo el cráneo roto
y ahora está mi sangre, ahí, arruinando la fachada
pudriéndose
buscando una veta
o un viernes en el que podías, porque podías
pero elegís
el silencio.

***

martes, 15 de septiembre de 2009

Gaby Borgna

Reina de la noche


I

No se que pasa por tu sangre hoy
otro nombre, tal vez...
Volá con tu mente a donde te lleve.
Creá, soñá,
y en uno de esos vuelos,
no dudes de vez en cuando,
en ir a jugar entre mis piernas,
y cantar piedra libre.

Ahí voy a estar,
yo desde mi.

Queres venir, descansa tu pie en mi cadera
si de ahi puedo regenerarte para la lucha
bienvenido y adiós...
hace tu camino.


II


Nómades, revolución
a flor de piel
preguntale a la reina de la noche
flor de una noche.
Nómade, viene respira hasta mas no poder
y en ese suspiro se le va la vida
pero gana otra
vaya a saber, reina de mi noche
donde estarás mutando
y yo acá, todavía sin saber a lo que vine...

Dejaste tu polvillo en la piel.



******************************************************************************************************************************************************************************************************************************************************


I

Vi el panorama y pensé:
que para tapar este agujero
tenia que incendiarme la cabeza.

La ceniza empezó a cubrir…
y en una noche
el ventilador se encargo de resumir el paisaje.

Eleve mi vos al cielo implorando me de la sensibilidad,
para dejarte entrar todas las veces que quieras.

No tardaste en acercarte.

Verte llegar es una cuerda
refusilandome en el vientre…
son cosquillas en la nuca y
mi garganta que se anuda.

Te abro la puerta para que juegues conmigo
y divago por el cosmos de tu perfección.

Captando solo el instante y nada mas.

lunes, 31 de agosto de 2009

Joaquín Barragan

**********************************************************************************




**********************************************************************************



**********************************************************************************






**********************************************************************************

domingo, 5 de julio de 2009

Nelson Gómez León - Arica-Chile.

Microcuentos

*

ANTÍDOTO.


Frente a los avatares del mundo, Roberto antepone el beso de su mujer y la fidelidad de su can-hijo.

*

EL VIEJO ASTÚTIDO.


Ante la imposibilidad de viajar alrededor del mundo se conformó dándose una vuelta de carnero.


*

GENIO Y FIGURA...


Siempre fue un vivo de siete suelas. Cuando lo enterraron por muerto, seguía vivo.


*

BUSCANDO EL OLVIDO.


Emerge desde la oscuridad y camina tras su sombra.


*

EL LOBO.


Estep Ario anhelaba que Dios le pidiera un autógrafo.


*

miércoles, 1 de julio de 2009

Xoana Vélez

Mil muertes

Toda la escritura mía mantiene intimidad con vos,
hilos invisibles, y sin embargo dorados, cuelgan de mis letras y de tus gestos.
Aún cuando no hablo así de grande es tu influencia,
y yo me mantengo con esta forma de perra doméstica
que me acota las posibilidades de otra cosa.

Nunca te pude escribir una poesía.
Pero estás, el tejido de mis palabras te supone…

Ya ves que voy improvisando una forma
para tanta sustancia.

Y sí…

Un paisaje abismal sigue en expansión pequeña mujer,
es aún posible, la variante no cesa,
el terreno se extiende por mis sentidos
y todo pasa por mí como si fuera yo un conducto,
el primer viaje en el tren Urquiza con
la poesía, que era, como el escupir un conejito
de la carta a una señorita en París.

Tus comentarios feroces impactando sobre la anarquía de la tierra fértil.

Yo y mi capacidad para el asombro en su apogeo,
Decidiendo que iba a haber besos, carne alucinante.
También el temor en aumento por cada certidumbre de maravilla,
las temporadas de indiferencia (Rebajas en el mercado de nuestra importancia),
y la vuelta a los sueños en cielos de poco transito y bombachas húmedas.

Verás, las muertes me traen cambiada…

Ya ves soy otra, y esta te escribe, amiga.
Amiga:
Seguís pesando lo que un gigante,
me darás mil muertes
en un contacto.

El terreno se extiende,
percibo el hastío,
el terremoto, la nada,
Y cuando entren
no me verán sorprendida.

martes, 30 de junio de 2009

Nadia Caramella

Yo edipa, y qué

Crujía adentro de la cajita, casi siempre a una hora determinada. Supe que ahí estaría durante mucho tiempo pero decidí no enfrentarme a la situación. Dos canciones se escaparon alguna vez de su boca, no quise recordarlas. La nostalgia es para el Tango, a mi me gusta el punk-rock pero… Mano a Mano qué tango, vos y yo ¿Cómo hemos quedado? Tu recuerdo invade lo cotidiano en cosas pequeñas como aquella cajita.
Crujís en un llanto, después te callás. No olvido mi culpa en esto, eras una persona triste y te hundí. Tu habitación estaba inundada y no de lágrimas, se diferenciar una metáfora mediocre de una buena. Nada que tenga que ver con vos puede ser mediocre. Vos tenés cielo en las manos, mi querida. Soñás con la tierra porque estas en otro plano, sos galáctica. Sabes a caramelo media hora, tengo un vago recuerdo de mi boca de beba lactante. Tu color es de azúcar negra y profunda, que rica combinación Mamí (como cuando me hacías flan con caramelo).
Volviendo a la inundación de tu cuarto, era agua podrida de días, de tristeza y de bronca. Te recuerdo parada frente al abismo de la cajita, con la mirada muda. Nada había en vos, todo flotaba afuera, lo bueno y lo malo, todo ahí. Llegue gritándote descolocada ¡¡Mamá, dejá de hacer payasadas!! Caíste. Te ahogue sin querer, te hundí por que no eran esas las palabras que necesitabas oír.
Lloras ahí dentro casi siempre a una hora determinada. Mientras pasan los años puedo distinguir mi dolor en los ojos de los demás y vos ya no me resultas tan espesa como otras.

Leandro camina entre la gente
Una mujer se le cae del ojo izquierdo
Intenta disimularla
Pero ella cae igual
Su mamá es una lágrima espesa
Engordó el día que murió.

Creo que es mejor tenerte en una cajita y, no, llorarte a la vista de todo el mundo. ¡Las madres son todo un tema! Igual la amo y la amé, si fuera Edipo me casaría con ella.

14 de mayo de 2009*

*El mismo día que escribí este cuento fuimos con mi mamá a un hospital público, de esos bien públicos de Buenos Aires. A la salida, en la parada del colectivo, vimos a una mamá con su hijo, hasta ahi todo fue "normal". El pequeño nos llamó la atención quizá porque nos anticipamos a lo que vendría después. El nene llevaba un uniforme del color azul como sus ojos gigantes, tenia rulitos negros en la cabeza y una naranja en la mano. Subido a un cantero, comiá la fruta y besaba a su mamá diciendo:
-¡te quiero besar, porque sos mi novia!
La mamá lo corrió con un gesto un poco brusco:
-Yo no soy tu novia, soy tu mamá. (El nenito reía)
Subimos al mismo colectivo, ya arriba, los seguimos observando. El nene entró hasta el fondo del coche gritando:
-¡¡¡mi mama es mi novia!!!
La madre:
-¡Karen vení acá!
Mi mamá:
-¿es una nena?
Yo: -si, viste.
Ella: - ¡qué rara esa nena!
A lo que respondí, recordando este cuento: -No, Má, no es tan rara.
Aunque también quise gritar:
-¡mi mama es mi novia! Me contuve, ¡es demasiado por hoy!

viernes, 12 de junio de 2009

Lautaro Menu

Poema para Rita

Nadie puede hablar de los callejones
en los que dibuja y borra su muerte

pero a pesar de tanta reja
yo sé que ella descansa en los jazmines que simula el sahumerio de los consultorios
ella se pierde, se encuentra y juega en la grilla de los antidepresivos que debe tomar
duerme con un ojo abierto, un brazo vencido y las puertas cerradas
ella recorre las calles con mirada de niña, tos de cigarro y piel deshidratada
ama sus heridas y sonríe a lo que pudo haber sido
ella está estrellada en una dirección de mail, se escracha en las fotos y sueña con viajar

ella me susurra al oído este poema
al quedarse sin palabras.

viernes, 5 de junio de 2009

Boris Castro Pezoa - Chile.

Extracto de "Destino infinto"


























2




Olor a Dios



Ceremonia inhóspita
es abrazarte entre bocanadas de gases
en esta ciudad de inercia.
Rito sagrado
es soñar la humanidad
mientras miramos ríos de excrementos
bajo nuestros pies.
¡Chamán de concreto!
Sácame el corazón sensible de teleseries,
álzalo en cuatro direcciones,
deja a los vientos acariciarme mientras desangro,
pues en inconsciencia quiero escuchar
que me ama la que yo amo.
¡Me ofrezco en sacrificio al Dios ubicuo!
Así me recordarán:
sin títulos ni alhajas,
solo mi olor
entre azufre y flores
entre mierda y plumas de cuervo blanco.
Se dirá:
¡Este es el lugar Santo!


OBRA




Técnica: grafitos sobre papel
Medidas: 51 x 73cms.










Técnica: Acrílico sobre tela en madera
Medidas: 60 x 100 cms.







Litografía
P/A








Técnica: grafito sobre papel
Medidas: 25 x 25cms.

lunes, 4 de mayo de 2009

Alelí Manrique

La fiesta fue una monada

La fiesta fue una monada.
La pobre rueca no podía hilar ni dos palabras.
La buena pipa bailaba con sus humos adolescentes.
Un pie estaba en el aire porque el otro lo apoyaba.
Fueron Lujo y Lujuria.
Las apuestas comenzaron a correr.
Los hasta entonces buenos mozos, tras ellas, olvidando sus bandejas de canapés y todo protocolo.
Los rumores no tardaron en llegar.
Había un mago que no pudo hacer ningún truco porque tenía calor y se quedó en musculosa.
Las mellizas Varicela y Virulana freían churros.
Cantó la negra Rosa ¡Fue celestial!
El sol brilló por su ausencia.
Más tarde cayeron tres gotas locas.
Me llevé buenas impresiones de algunos amigos tuyos, después te las devuelvo. Le saqué la ficha
a un par también, esas me las quedo (a un par los tuve que mandar a freír churros con las hermanitas).
Al divino botón lo invité al balcón a charlar, porque justo en ese momento cantaron el feliz
cumpleaños y me quedé sin el pan y sin la torta.
Un poco después llegaste vos.
De repente Varicela dijo ¡Me siento mal!
¡¡Y claro... había puesto las piernas en el respaldo!!
Estuvo muy divertida, pero al final se cortó la onda con los seres queridos, no quedó ni un alma, ni un cuerpo.
Además ni a Sol ni a Sombra le gustaron tus chistes.
Mañana la calavera no chillará pero el cocodrilo nunca va a llorar en serio.




Ex-traño

Los dibujitos desanimados en la tele y tus cosas
en la mesita del living esperando nunca ser buscadas
para ser devueltas.




El sabor del encuentro

El sabor amargo de la cerveza predominaba en nuestros (des) encuentros.
Eras un antisentimentalista ortodoxo.
Y yo, que no tenía tiempo de sobre y carta; te dejé.
¡Me volvías loca, pero yo necesitaba quien me volviera cuerda!




Siestas sobre laureles

Mi padre me dió el apellido, mi madre el nombre y el público la espalda.
Nadie me invitó a fumar el primer cigarrillo, ni me invitó a fiestas locas
¡Y eso que voy ahuyentando ángeles guardianes de mi paso como si fueran aves de rapiña!
Eso sí, la siembra no cesa, el pago a los derechos de pisos serruchados tampoco.
¿Cuándo llegará la temporada de cosechas y siestas sobre laureles?




Poesía de shampoo

Que no te agarre Croto (Supermarket). Que no baje el sol hasta hacerse
de noche mientras estás en la cola de la caja. Si el tiempo fuera oro al llegar
el turno deberían pagar en vez de cobrar.
Aplacados entre frutos rojos del bosque y campos de lirios blancos.
La caprese se paga con la Capomaster dorado faraón.
Poesía de shampoo, lírica de cosmético.
Rosa para las golosas, celeste para las celestinas.
Abatidos de zapatillas blancas. Pulcros hipnotizados en espera,
que no se descontrolen las listas. Doñas dañinas aguardan.
A duras penas y blandas alegrías.
Diviértase y cénese por solamente $ 249 299 pesos.
La tarifa: plana, las botas: camel, los cariños: impuestos.
Fuera del horario de trabajo, lo sentimos: todos los operadores están pre-ocupados




La adolescente no está más

Oh, oh, oh!Y cómo no voy a cargar tanta tristeza conmigo, esta angustia crónica en mi cuerpo?
Si llievo taaaaanto luto encima?!
La criatura recién nacida que alguna vez fui,
llia no existe, su ignorancia infinita, la inocente infanta que solía ser...murió.
Ese cabellio nuevo, los pequeños dientecillios no se encuentran llia vivos en este mundo,
la adolescente no está más...y no quiero siquiera imaginar cuando la mujer que soy ahora
dé paso a la anciana en que he de devenir! Habré muerto tantas veces llia, que la definitiva
será natural y necesaria, pero triste aún.

Ale Raymond

eva baja del árbol las raíces de lo que será la fruta de la nueva pasión donde reside la semilla del pasado el ojo del huracán la tormenta en un pezón que se mezcla con una teta con un cuerpo con un suelo con una tierra fértil que da sus frutos acariciando la serpiente que se arrastra hasta que le salen alas y crecen y vuelan por el mismo cielo que se nubla tiembla y deja caer miles de millones de gotas que se clavan formando charcos espejos lagunas ríos de vida que dan la vuelta al mundo donde quiero estar con vos justo en el momento cuando mordés la pulpa y el jugo se escurre entre los labios que yo beso y me confundo y no creo que haya un árbol del bien y el mal sino más bien una sombra para dormir la siesta y soñar soñar soñarte entre mis piernas entre tus pelos entre mis ramas entre tus hojas plantando las semillas de la pasión fructífera con raíces del árbol del que baja eva

*************************************************************************************

la semilla que tengo en el corazón
me combate me abriga
más allá de la razón
me obliga a que lo diga
un domingo sin calzón
una mañana adonde siga
una maremoto sin control
es despertar en un bar
ser una ventana un color
un crayón sin pizarrón
un caballo sobre el adoquín
una muerte un amigo un desliz
una vida fuerte unos dientes
una semilla clavada
una tierra corazón

..........................................................................................................................................................................

cuando la niebla sea aire y pastos al viento
una sonrisa que una tarde dejó caer por apenas unas monedas,
es un arco iris violento que quedó en la esquina.
Valeria no sabe la tristeza que esconden las baldosas
pero respira un aire de campo en plena urbe.
Yo te canto un reloj constante.
Mis hermanos miran desde afuera pero tienen sus adentros.
La tarde es sólo una sombra.
imaginar es una bicicleta de madera,
Valeria tiene dientes para morder
todas las manzanas del paraíso,
y en el supermercado llora sin consuelo.
Sabe cosas que no quiere saber,
sueña sueños que los otros descartan,
busca en su bolso un libro que la comprenda.
Muere, feliz, en su barrio.

un país vestido de vacas.
unos zapatos más grandes que la piedra,
hambres que no se arreglan en un solo banquete.

Hoy corte el poste para calentar el agua,
mañana no tendré más sombra,
Valeria sabe que hoy no va a llover,
ni ayer,
ni siquiera mañana,
no va a llover nunca como ella quiere que llueva,
jamás compro el paraguas.
el amor toca timbre en la casa del vecino.
yo apenas tengo pulmones para morirme,
Valeria se olvido las galletitas,
no era el momento de acordarse,
los momentos y las galletitas siempre se pudren,
capaz crece un poco el árbol del patio.
Quizás venga alguien por el cartel,
mañana abro la heladera.
la noche nos acerca bastante,
hay dos o tres o cien perros sin casa ni caricias,

ayer fui pibe.
Valeria encuentra un abrazo en el tren,
la música le da lo que los diarios le sacan.
Caminamos sin pies,
el horizonte no esta más cerca,
ayer escribimos un poema como este,
hoy no es un buen día,
mi papá saca fotos igual,
mañana las va a revelar.

*************************************************************************************

Fue al cine para ver las luces, viajo en avión para ver las luces, fue a la autopista para ver las luces, abría la heladera para ver la luz; tenia dos veladores, una salamandra, una linterna, muchas lamparitas y una gran ventana: todo para ver la luz. La última vez que lo vi me susurró: la luz no ilumina nada.

miércoles, 29 de abril de 2009

Silente Cambar

CANTO


Cantaba un niño al alto fruto de un árbol:
<< Ven a mí, oh dulce hijo del sol, acerca a mis manos tu color.
ven a mi, despréndete para que con el reproche de tu padre incentives mi pasión.
y así entre mis dientes volverte uniforme sabor,
y desparramar por mi cuerpo el tuyo... hasta que por la sangre abarques mi interior. >>




AMANECER DE LA SELVA


La selva está silenciosa y tranquila, el sol ilumina todo terreno y camino; pero en medio de toda esa paz, a cada segundo, se combaten o mueren cientas o miles de diferentes especies, perdurando siempre el más absoluto silencio, cuando no lo lastima el canto de algún pájaro o grito de mono.
La hormiga aplastada articula sólo una de sus diminutas extremidades, sin poder emitir grito, sonido o gemido al humano audible; como la lombriz, que se retuerce, también silenciosa y herida de muerte. Así las miles de mariposas, que mueren como nacen tantas otras, y que agitan poco a poco sus coloridas alas, como resistiéndose a la muerte.



UN EXORCISTA


En el nombre de Dios, haciendo como el sátiro blasfemo, ese médico sacro disipa los espíritus nocivos, nacidos del horror abstinencial.
Con una mano en el cielo y otra en un cálido vientre, hace imprecaciones contra quien dice su enemigo más fuerte; proclamando a su vez, a su cándido amigo, estulta sabiduría y fuerza incontenible.
Y, mientras sus ojos permanecen cerrados y con el gozo redoblado –bestia de mil brazos que uno a uno nos apuntan- los secretos del Misterio le son revelados.
Y entonces, dándole lo que necesita, espanta las visiones de la mente poseída, saciando a su vez, sus instintos de bestia.



LAS VISIONES DEL NIÑO SOMA

Horribles visiones poblaban la visión del pequeño Barrabás Soma, visiones las cuales impedían al niño conducirse con los ojos abiertos, pues ellas desaparecían cuando cerraba él sus párpados con la llave del terror; sólo el sosiego le era palpable de ese modo cegador. Tan horrendas eran aquellas que sus ojos miraban sin ver y sus sentidos funcionaban si ser, siempre que se atrevía a terminar con aquel encierro ocular. ¡Cuántos gritos y dolores manifestaba aquel pequeño y funesto niño siempre que sus párpados osaban separarse los unos de los otros!
Sus padres, apremiados por el dolor, intentaron todo lo que sus medios les permitían, sin olvidar lo que aquellos no le concedían. Consultaron brujos, médicos, hechiceros, puritanos curanderos y también visitaron a los impíos. Pero los resultados eran siempre los mismos: visiones inextirpables e incognoscibles. Rogaron a Dios en sus mil modos y veneraron sus mil nombres, siempre obteniendo el mismo resultado: inherentes y estables visiones imposibles de extinguir sino con los ojos en la oscuridad.
Nada hubo que mejorara la salud del pequeño, que dicho sea de paso era estable, a pesar de sus visiones, el niño gozaba de un envidiable estado corporal. Ya comenzaba a destacarse entre sus pares por su atlético físico y fantástica belleza: sus cabellos eran oscuros como lo era su visión, los matices de su piel blancos como la muerte y sus ojos, cuando abiertos, dejaban entrever un envidiable color dorado.
Aquella singular belleza podía ser apreciada por todos menos por quien la poseía. ¡Cuánta desdicha, cuánta desgracia hay en poseer algo de lo que no puede gozarse!
Año tras año y día a día intentaría el pequeño Soma, armado de un ejército de cándidas esperanzas, abrir sus temblorosos ojos y ver extinguidos los tormentos que eran sus visiones, pero siempre era con la desilusión con quien se encontraba esos años tras años y aquellos días tras días. Ni el tiempo actuaba en favor de este funesto ser; el tiempo, que todo lo modifica, parecía no hacer caso de ese pequeño hombrecito.

Ya avanzada su edad y muertos por la vejez sus padres y deudos, Barrabás Soma continua paralizado en el mismo sitio que cuando pequeño, pero las esperanzas vanas son para él fortaleza y aliento, y no hay nada en el mundo ni en el cielo que pueda consolarlo más que el esperar al siguiente alba, y entonces intentar –una vez más en vano- abrir los ojos sin tormento.

martes, 10 de febrero de 2009

Dafne Mociulsky

El mundo no es un lugar cómodo

Escribir en el bondi te trae.
Escribir en el tren te aleja.
En el living de mi mente
los pensamientos abanican
a un ladrillo.
El sol te queda feo
y la noche te queda larga.
Extraño al agua,
antes de hacerse hielo.
El frío te llama.
No siempre el silencio
te va a tapar los oídos:
Yo te hablo poesía.


*************************

Voy a percibir la inmensidad
mientras mire una burbuja
suspendida en el cielo
de la vereda de enfrente.
Y una pregunta añeja
me será revelada
por un ser en pantuflas
en el almacén,
cuando me ate los cordones
esperando mi turno.
Quizás encuentre a la verdad sentada
en un asiento del fondo del 326
yendo al Hospital Posadas.
Por las dudas,
voy a escribir algo en la pared,
pero después de arrojar
unas piedras en la vía muerta.
Si realmente está muerta,
no va a llorar las extrañas ofrendas
de perros y gatos
decorosamente muertos.
Si alguien me contesta, invento otra pregunta.

PASILLO

Veo sólo una recta de cielo,
cruzado por broches, cables y luces.
Se dibujan sombras de sombras
en la pared con sol - que presenta un falo más arriba-
(pero es el cadáver de un aire acondicionado)
Hay dos o tres charquitos, unidos por
canales de Panamá
y alcanzan para reflejar
las italianas caras de los ladrillos.
A lo largo,
unas esporádicas plantitas,
parecen esbozos de radichetas
que crecen apretujadas entre el cemento.
Cada vez que se oye el fluir
del agua cayendo de la casa de arriba,
el aire se pone fétido
por un instante.
Una hormiga cruzó por el poema
y lo terminó.

RIO PODRIDO I

¿Será envidia?
nunca me dibujé
una sonrisa
Quizás le eché demasiadas culpas
al río que me corresponde,
¡No puedo perdonarle que no tenga plata!
Leo a los enamorados
y siento que los quiero ahogar.
Spinetta nunca vio un tren.
Me resbalan las cegueras ajenas,
yo nunca vi un amor
que no sea hermano de los cactus.
¿Será envidia?
En mis fantasías
el Flaco y Alejandra se besan.
En serio, ¿qué tengo contra los felices?
¿qué pasa?
Y se me ocurre contestarme:
que me voy a exorcizar
cuando Buenos aires tenga playa,
es decir, cuando sea más bonita que sus hijos
(y tal vez la deje)


RIO PODRIDO II

Cuando salgo a canjear
palabras por monedas
y los extraños me dicen
que no me entienden,
no sé con qué corazón contestar.
Estoy escribiendo furtivamente
en la última hoja que me queda,
no podría perdonarme un error
o una presición fallida,
porque son las 4:20 de la mañana
y en mi barrio no hay kioscos
con los ojos abiertos a semejante hora.
Si me equivoco, o digo una boludez
tendré que salir a la vereda
y pedirles disculpas a los árboles de mi cuadra,
luego a los de enfrente,
luego a todos los del barrio,
salir de gira,
que me perdonen hasta los yuyos,
¡qué bueno!
si hago eso...
a lo mejor, podría dormir.

Un segundo y cambio

Telepatía
miedo-abrazo-miedo
dos platos
ningún comensal
vaso lleno de incertezas.
Inventar al amor
y sólo mirarlo.
Miedo al silencio
abrazo, vicio, abrazo.
Manuscritos
que se caen a la lluvia
y se borran.

*************************

Fugacidad
Sucedió un poema
cuando nuestros zapatos
cayeron al piso.
Un aplauso.
Yo lo vi cuando pasò
y juré decirle algo.
No siempre me escucho cuando me grito
y ahora tengo las manos secas
por falta de tinta.
Mutaciòn.
El poema se bajó del escenario
y su presente es otro grito mudo
un pensamiento durante el mate
un puñado de metàforas
que me atacan en los colectivos.
Es que en este mundo imaginario
nadie sabe callarse
no se consigue ningún silencio
y todo grita, pincha, lastima,
muerde y me escribe.
Cada poema que me pasa
me escribe
y yo lo regurgito
sobre las hojas
o pantallas.

Entre El Palomar y Sarandí


Paredes entre nosotros
Kilómetros, casas, gente, pasto
La ciudad en el medio de tu cama y la mía.
El teléfono crea ilusiones de acercamiento.
El Palomar, higueras, moreras, nísperos
La vía muerta muestra sus dientes de león.
Me hundo en un libro,
cada tanto me sacude una curva.
Pasan las palabras más que la brisa.
Avenida General Paz
Y hay ruido
Paz general no, el murmullo asciende.
Dejo de leer para ser ventana
Árboles tristes, árboles geniales
Periferias, ciudad, embudos de cemento.
Ya puedo contar millones de personas
desde que salí de casa.
Colectivos que se arrastran cansados
Por calles de nombres que se repiten.
Trenes tronando.
Bocas que no hablan, bocas de subte.
Perros, palomas, gatos ocasionales.
Los bosques de Palermo
Retiro y me retiro
para seguir rodando hacia vos.
Paseo colón, y yo que no paseo.
Me impaciento. Me canso.
Parque Lezama, barrancas y barracas.
No quiero mirar hasta llegar a Dock Sud
Restos de basura veraneando en el riachuelo
El Río de la Plata se ve lejano
como un poema volando al viento.
Puentes, brazos de hormigón
Enredados en orgías automovilísticas.
El bingo de Avellaneda y ya te siento cerca
Libros terminados en salas de espera rodantes
Esperando verte, esperando decirte
Que es lejos
Que el oeste con el sur
hacen mucha fuerza para besarse.
Sarandí, metáfora indecisa
Una laguna, un estadio, monoblocks,
Y tu casa, al otro lado de mi mundo.
Son paredes
Que nos visten
De distancias.

domingo, 1 de febrero de 2009

Dario Garrido

Y la madre del Rey era una pijotera
Me da pena...
Ya falta poco...
Y con ciruelas secas me vano


La madre del rey era una pijotera
Jamas se hundieron los pirineos malditos,
Jamas la humanidad se reservo para si,
Ya falta poco.

Desatornillame a mi.