viernes, 26 de septiembre de 2008

Sebastián Bruzzese

-II-

trescientos
o más, un poco más

-No me mentís

pasaba una lucecita tenue,
de vez en cuando
¿dónde estaba?

pasaban trescientos
o tal ves más
de esos pequeños pinchazos

-No te mentís

nauseas un poco
y agua

-No mentís

pasaban esas lucecitas
del encuentro,
de esas que se prenden y se apagan
todo el tiempo
(como los pinchazos)

mentira la continuidad

lucias 0,002 mg de polen
en cada hoyuelo al reírte… las hadas que te rodeaban
estornudaron

mentira la consistencia entera

los ojos
la mirada
el azul: yo

-III-

como un pequeño fósforo
raspado contra esa superficie
marrón anaranjada estalla
tu sonrisa.

¿cuánto tiempo hace éramos marsopas
o coatíes o gavilanes?
¿hace mucho éramos monos?

la Palabra es una caricatura miserable

lucecita transparente
nos delata, deseándonos,

las manos revolviendo el aire
para que no sea tan pura
la sensación
tan fuerte

fósforo encendido,
como gotas,
como migajas y migajas de tanto

¿esas luces que se asoman
del sur, trepan y acicalan
con asombro nuestros cuerpos?

-X-

¿cómo decir
como
traducir?

yo no se
yo siento
yo me diluyo

en mi cuerpo el mundo
que entra como un hilo,
un sendero ¡un río!

los peces
y las alamedas
nadando
reptando
en la luz
de la tarde

terminan las palabras
empiezan las voces
ofrecidas al clítoris

y las guardas
¿dónde? ¿adónde
guardás esas voces,
dónde
guardás la nada?

¿venden en el once
ese tipo de dispositivos?

unas palomas picotean
las migas
en las viejas y amarillas
baldosas a rayitas:

yo no espero
yo siento
yo me diluyo


-XIII-

sobre el tronco dormido veía
el río a lo infinito de lejos
y ahora

arrojar una piedra
y que se deslice
sobre la superficie
del agua

y que se hunda

es ese instante de hornero
de gorriones gritando
el ahora
entero

la inmensidad desplegada
en la distancia
en la cercanía:

era un mar de río aquél río,
aquel reír la inmensidad,
surcada por veleros
aves sucesivas
que el río dejaba pasar
y tragaba


-XVI-

el croar de los escuerzos
querella los silencios

en la noche,
los grillos me devuelven el eco
sordo del mundo

que se mete por mis poros,
con sus labios de viento,
con sus arrullos de polvo

3 comentarios:

En el aura del sauce dijo...

gracias chicos... no tengo nada internetiano exepto esto y lo que colgaron otros locos. Si me los cruzo les regalo un ejemplar de un libro que estoy sacando. Diganme: "somos de Letras Under". Abrazo. sebruz@gmail.com

Zenhaust dijo...

Permitamé señor vertir alabanzas sobre sus escritos con la relevancia que merecen.

Quiero expresar mis agradecimientos más sinceros por sus escritos, colmados de sentimiento compartido por el más común de los mortales.

Espero sepa disculpar mi intromisión en el afán de divulgar su obra, y aumentar así la cuantía de sus seguidores, publicando alguna de sus obras en el siguiente sitio.

www.relatosparatodos.com

Otros autores como Demian Mazur o Andrés Bovin forman ya parte destacada de la comunidad.

Reciba mi más sincera enhorabuena por su trabajo.

enelauradelsauce@gmail.com dijo...

de más,
fijate que hay un blog ahora
sebabruzzese.blogspot.com
ahí anda mi mail si querés escriime y te mando materiales.

Abrazo